miércoles, 2 de agosto de 2017

LOS GALGOS DEL PARADOR DE OLITE MIRAN AL REVÉS

Un estudio realizado con detenimiento del relieve del ventanal gótico de la fachada del Parador de Olite/Erriberri ha descubierto que, posiblemente, los dos lebreles que sostienen el escudo heráldico de la dinastía Navarra-Evreux fueron reproducidos en los años treinta con las cabezas al revés, según advierten los apuntes tomados la semana pasada con una grúa de proximidad por el experto en el Palacio Real Aitor Iriarte.
Las marcas halladas revelan el giro
            El muro principal del hotel, antiguo Palacio Viejo sobre el que creció después el resto de la estructura del conocido castillo, tiene dos ventanas restauradas a finales de los años treinta según el proyecto de los hermanos Yárnoz. En la que está más cerca de la puerta de acceso al edificio, en el lado izquierdo, todavía se advierte un escudo bastante erosionado soportado por dos galgos y que fue copiado por los canteros en el lado derecho de la ventana. En el nuevo espacio, los dos canes tienen la cabeza orientada hacia fuera. Las medidas in situ realizadas ahora por el arquitecto Iriarte aportan la novedad de que los lebreles miraban en la Edad Media hacia dentro del escudo y que han estado más de 80 años reproducidos de forma distinta al original.
Bóveda con lebreles hacia dentro en Pamplona
            El investigador ha retrazado (en rojo en la foto) las marcas antiguas y comprobado que, además, en la bóveda de Doña Blanca de la catedral de Pamplona los galgos pintados en la época también miraban hacia dentro y no al exterior, lo que refuerza su teoría. “Me llamaba mucho la atención que los lebreles estuviesen mirando uno para cada lado, porque no es una postura heráldica normal. Todavía más cuando se descubrieron las pinturas de las bóvedas de la Catedral de Pamplona, donde aparecen parejas de lebreles con las cabezas mirando hacia dentro. Pero sólo el viernes pude comprobar que en la parte izquierda del escudo de Olite todavía quedaba un resto del lugar en el que estaba el hocico del lebrel”, ha precisado el arquitecto que lleva más de diez años estudiando, centímetro a  centímetro, el castillo.
Catedral de Pamplona, bóveda de Doña Blanca
            Aitor Iriarte, gracias a la colaboración del Ayuntamiento y el Parador, pudo finalmente subirse a una grúa la semana pasada para tomar de cerca notas del ventanal. “Lo de la plataforma elevadora fue una maravilla. Pude por fin acceder a detalles y comprobar cosas como que sólo la parte superior de la ventana grande estaba cerrada con vidriera ... Aunque está todo muy erosionado, la decoración de esa ventana era maravillosa, con vid silvestre (hojas, pequeños racimos y zarcillos) y un rosal (flores, capullos y hojas) trepando por las arquivoltas”.
Aitor Iriarte en la plataforma
            Iriarte, que tomó medidas y fotografías del entorno, espera completar el trabajo en los próximos meses. La concejal de Cultura, Maite Garbayo, ha mostrado su satisfacción y la esperanzada de que la investigación se retome en otoño. “Es la única forma de rescatar todas estas señales que todavía quedan en los muros y que, a causa de la erosión, quizá no las tengamos mucho tiempo”.


Ventanales de la fachada del Parador

Detalle de la vegetación de la ventana








viernes, 12 de mayo de 2017

FRANCO SE QUEDA SIN PLACA EN EL AYUNTAMIENTO

La inscripción está en un lateral del Ayuntamiento
La inscripción grabada en la fachada de la Casa Consistorial de Olite/Erriberri que recuerda la construcción del edificio “siendo Jefe del Estado Español y Generalísimo de los Ejércitos” el golpista Francisco Franco será retirada próximamente, en consonancia con el mandato de la Ley de Memoria Histórica y el censo de simbología de la dictadura que ha elaborado el Gobierno de Navarra con el que invita a los ayuntamientos a su supresión.
            El Alcalde Andoni Lacarra (Agrupemos/Elkartu) contestó en el turno de preguntas de la asamblea abierta al vecindario el miércoles que el departamento de Paz, Convivencia y Derechos Humanos había detectado seis casos de simbología franquista que persisten en la localidad. Cinco corresponden a domicilios particulares de los barrios de Venecia y Corea que lucen baldosines y placas con el víctor de Franco o el yugo y las flechas de Falange.
La Casa Consistorial es obra de Eusa (1949)
            El restante, más significativo y de propiedad municipal, es la gran inscripción tallada en piedra en la época que se inauguró la Casa Consistorial, una obra terminada en 1949 por el arquitecto y miembro de la Junta de Guerra Carlista Víctor Eusa. La leyenda dice: “Este grupo de edificios se construyó siendo Jefe del Estado Español y Generalísimo de los Ejércitos el Exmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde en el año MCMIL”.
            La dedicatoria, además, es en exceso aduladora por parte de unas autoridades municipales que promovieron la colocación ya que Franco en ese tiempo no había pisado siquiera Olite, visita que realizó años después, el 4 de diciembre de 1952, para ver el Castillo y entregar viviendas de protección oficial.
El dictador visitó Olite en 1952
            El Alcalde Andoni Lacarra explicó que ahora el Ayuntamiento pedirá formalmente a los particulares que retiren de los domicilios los símbolos que contravienen las leyes de memoria navarra y estatal, mientras que el propio consistorio será el encargado de eliminar las letras que lucen en un lateral de la Casa Consistorial.
            El Gobierno de Navarra, en colaboración con al Federación Navarra de Municipios y Concejos, ha localizado 224 símbolos franquistas y recomendado la supresión porque “representan una agresión a los valores de la paz, la convivencia, la libertad y la democracia”.

El texto será retirado

Firma del autor y miembros de la Junta de Guerra Carlista

El escudo de la fachada marca 1949 como fecha de inauguración

Mosaico en un domicilio particular



Venecia y Corea son barrios que mantienen símbología

Franco camino de la entrada al Castillo de Olite



lunes, 8 de mayo de 2017

TERRAZAS SIN PUBLICIDAD Y CON MENOS DE DIEZ METROS

La nueva norma municipal que regulará en Olite/Erriberri la instalación de terrazas y toldos para la hostelería pide para su autorización distintos requisitos relacionados con el diseño, materiales o colores y reclama que, por ejemplo, “en el casco histórico no podrán tener mensajes publicitarios”. Las terrazas, además, ocuparán una longitud máxima de 10 metros.
            Todos los grupos del Ayuntamiento respaldaron en el último Pleno la modificación inicial de la normativa, después de dar el visto bueno a la propuesta de regulación realizada por la arquitecta municipal. El objeto de la iniciativa es reajustar el procedimiento urbanístico local tanto en el centro como en el resto del municipio.
            En lo que se refiere a los toldos, la regulación establece que no serán fijos y que cuando estén recogidos no sobresaldrán de la fachada. Precisa, también, que serán de tipo “punto recto” o “telescópico”, con herrajes oscuros y tela de color avena.
            En cuanto a terrazas, mamparas y otros elementos como mesas, sillas, cortavientos, barriles o jardineras, el Ayuntamiento reclama a los hosteleros espacios libres para los peatones e incluso para el paso de vehículos en caso necesario. Asimismo, entre otros aspectos, advierte de que la instalación “requerirá el informe favorable de Príncipe de Viana”.
            En relación a la colocación de  sombrillas, la propuesta establece que “solo podrán llevar publicidad del establecimiento en el que se ubica, ocupando un máximo del 10% del elemento de protección”.
            Los colores de sombrillas y toldos, por ejemplo, “armonizarán con el entorno autorizándose colores claros, tierra, rojizos o negro ...”. Para la solicitud de apretura, los promotores concretarán las dimensiones en un plano, con la superficie ocupada, distancias y alturas. También describirán los materiales de las sillas, mesas, mamparas y otros elementos. Si hay varios toldos “serán idénticos en toda la unidad”.


sábado, 8 de abril de 2017

EL REY CARLOS III ABRIÓ LA EXPOSICIÓN DE LA MERINDAD

Representantes municipales con el rey
Medio centenar de personas, entre alcaldes e invitados, inauguró el viernes la exposición “20 villas y 27 lugares, 610 años de la Merindad de Olite” que en la Casa de Cultura abrió el propio rey Carlos III el Noble firmante de la carta  de fundación y encarnado en el actor Luis Miguel Izuriaga.
       A la apertura de la muestra acudieron regidores de otras cabezas de merindad, como Ángel Navallas de Sangüesa/Zangoza, y de ciudades señaladas de la comarca como Arturo Goldaracena de Tafalla.  También asistieron alcaldes de localidades y representantes de la demarcación creada por Carlos de Evreux el 18 de abril de 1407, como Orísoain, Barásoain, Berbinzana, Murillo el Fruto, Murillo el Cuende o el presidente del Consorcio de la Zona Media, Alejandro Antoñanzas, la historiadora y directora de la universidad a distancia Uned, Mª Carmen Jusué, y miembros de grupos y asociaciones olitenses.
Los alcaldes de Olite y Tafalla, la concejal de Cultura y el Rey
        La concejal de Cultura de Olite/Erriberri, Maite Garbayo, dio la bienvenida a los invitados y, en un momento de  su presentación, apareció por sorpresa el rey Carlos III, que leyó la carta de constitución de la nueva y última merindad. La edil y el actor que representaba al monarca comenzaron después un recorrido informativo por la muestra, mientras el resto del público siguió con atención una explicación no exenta de un punto de humor.
       El Alcalde de Olite/Erriberri, Andoni Lacarra, intervino también para señalar que la muestra nace con vocación itinerante, para que viaje a cada una de las localidades merindanas que lo solicite. Al final, los representantes de los municipios posaron delante de un gran panel con el Palacio Real de fondo donde los visitantes suben sus fotos a la red (#610AñosMerindad). La muestra se puede visitar todos los días hasta final de mes en horario de 17.30 a 19.30, también en Semana Santa.













lunes, 3 de abril de 2017

EXPOSICIÓN SOBRE 610 AÑOS DE LA MERINDAD DE OLITE

 Está organizada por el Ayuntamiento
Con motivo de la conmemoración el próximo día 18 del 610 aniversario de la creación de la Merindad de Olite/Erriberri por el rey Carlos III el Noble, el Ayuntamiento ha organizado en la Casa de Cultura una exposición que se inaugura este viernes 7 (19.30 horas) y permanecerá abierta hasta el día 30 con el título “20 villas y 27 lugares”, en referencia a los espacios que conformaron la nueva demarcación.
Del 7 al 30 de abril en la Casa de Cultura
        El 18 de abril de 1407 el rey de Navarra firmó en Estella/Lizarra la carta de fundación de la nueva merindad, la última de las circunscripciones históricas del Viejo Reyno en formarse y la única con un documento de constitución, que precisamente se reproduce en un gran panel, de 2x1,30 metros, en la muestra que ha preparado la concejalía de Cultura.
Olite fue la última de las merindades y la única con carta
        El trabajo ahonda en un territorio tomado de las cuatro merindades en las que hasta entonces estaba formado el reino, Pamplona/Iruña, Sangüesa/Zangoza, Lizarra/Estella y Tudela/Tutela. Describe unas villas y lugares mayormente situados en los alrededores de los ríos Arga y Aragón y afluentes como el Cidacos. Integraron la nueva merindad Artajona, Barásoain, Beire, Berbinzana, Caparroso, Falces, Funes, Garínoain, Larraga, Leoz (Amátriain, Amunarrizqueta, Artariáin, Benegorri, Bézquiz, Iracheta, Leoz, Maquírriain, Olleta, Sansomáin y Uzquita), Marcilla, Mendigorría, Miranda de Arga, Murillo el Cuende (Rada y Traibuenas), Murillo el Fruto, Olite (cabeza de la merindad), Olóriz (Bariain, Echagüe, Mendívil, Olóriz, Oricin, Solchaga, Eristáin y Lepuzáin), Orísoain, Peralta, Pitillas, Pueyo, San Martín de Unx, Sansoáin, Santacara, Tafalla, Ujué y Unzué.
Firma del rey Carlos III
       Los límites se mantuvieron a lo largo de los siglos con ligeras variaciones. Funes y Peñalén se unificaron en el s.XV; Muruzábal de Andión se unió a Mendigorría en 1848; Rada, Traibuenas y Murillo el Cuende formaron un único ayuntamiento en 1845; Marcilla absorbió el término de La Planilla y Berbinzana, que era barrio de Larraga, pasó a municipio antes de 1647. También hubo un momento, en 1630, en el que el rey Felipe IV significó a Tafalla con la jurisdicción criminal de primera instancia.
Armas Evreux-Navarra
       La muestra también se detiene en la figura del primer merino, “el prudente Diego de Baquedano”, delegado del monarca en el terreno, administrador de los bienes de la corona, cobrador de impuestos y ejecutor de la justicia real.
         En otro momento, la exposición cuenta quién fue Carlos III, “un rey noble en un reino europeo”. Subraya que el Evreux fue monarca navarro y, también, príncipe francés de sangre Valois, primo carnal de Carlos V de Francia. Cuenta la majestuosidad de la corte olitense, con la que quiso trasmitir su estatus en una época en la que conjugaba la participación en la vidas políticas navarra y francesa.
          La exposición recuerda, además, las palabras del desaparecido investigador merindano y premio Príncipe de Viana José Mª Jimeno Jurío en las que cuenta cómo la constitución de Olite/Erriberri como cabeza de la nueva merindad fue el “broche de oro” para una localidad en la que las cortes traían a “lo más granado de la clerecía y de la nobleza: obispos y abades, mariscales, alféreces y ricos hombres, representantes y diputados de las Buenas Villas, de las universidades ....”
            En otro momento, los visitantes pueden ver un video bilingüe que resume la muestra o acercarse hasta un espacio para sentarse en un trono y vestirse como Carlos III antes de tomarse una foto delante de un gran panel con las torres del Palacio Real (#610AñosMerindad), imágenes que pueden difundir en las redes sociales. Además, la sale de exposiciones está decorada con maniquíes con ropa de los protagonistas, heráldica de la época y grandes imágenes de la Castillo.




domingo, 26 de febrero de 2017

CARNAVALES 2017; UNAS BODAS DE PLATA REDONDAS

La celebración del 25 aniversario de la recuperación del Carnaval de Olite/Erriberri cubrió el sábado todas las expectativas que en la organización había puesto Txibiri Dantza Taldea, cuyos miembros ya tienen en el objetivo conmemorar el próximo 2018 los 40 años de fundación del grupo.
       La mañana se abrió con dianas de txistulares disfrazados. A mediodía, la comparsa de Gigantes se sumó, enmascarada, a la fiesta mientras los dantzaris abrían en la Plaza los primeros compases. La comida en el Frontón reunión a más de 200 personas en un ambiente de fraternidad. La ronda de la tarde conjuró a una decena de gaiteros, la Banda y la fanfarre Ardanbera, y a cientos de personas que dejaron el listón de participación bien alto.